Categorías
ESPIRITUALIDAD, HUMANISMO

Lista de libros imprescindibles que me han marcado a lo largo de mi vida. Hablamos de Krishnamurti como complemento espiritual desde una analogía humanista respecto de la psicología actual.

Para mí, todo liderazgo es indicio de deterioro social. El líder es un elemento destructivo en la sociedad – Jiddu Krishnamurti

La sabiduría no ejerce ninguna autoridad y aquellos que ejercen la autoridad no son sabios

Hola a tod@s mis lectores:

Hoy voy a presentaros un listado de libros de autoayuda que se atribuyen como referentes mediáticos y cualitativos, expuestos al análisis de las distintas terapias en psicología y autoayuda. Quiero implementarlos, además, y de manera especial, poniendo casi todo el peso del post, sobre aquellos libros de espiritualidad escritos por un autor fetiche famoso, Krishnamurti, cuyo sello distintivo de prestigio en su ámbito en todo el mundo constituye un hecho consolidado en el tiempo, por trayectoria internacional, labor altruista y asertividad de cara a numerosos seguidores y cuyo descubrimiento o recordatorio puede resultaros de mucha utilidad si os gusta el criterio humanista en filosofía.

APUNTE SIGNIFICATIVO: Cuando habla de líder, no hace Krishnamurti referencia al líder de una organización social, política, cultural o de índole colectiva donde existe un organigrama y una jerarquía definida desde los principios proletarios con carácter de activismo de masas obreras y desde el marxismo y una línea leninista, a no se que estos principios se perviertan. Por ejemplo, la figura del líder político que abastece desde el sectarismo y el autoritarismo todos los órganos sería una analogía con un tipo de organización o grupo organizado que no profesa el centralismo democrático, siendo desde este último criterio, desde donde se ejercería una cadena de dirección horizontal, es decir, con la participación activa y dinámica de todos las secciones y ámbitos a defender o programáticos, con absoluta transparencia y en igualdad de condiciones. Hay que conocer a krishnamurti y no subvertir o malinterpretar lo que dice. Por eso quería remarcarlo y hacer esta puntualización.

Me estoy refiriendo a las obras del gran maestro orientalista heterodoxo Krisnamurti, donde se ofrece una perspectiva idealista o metafísica no reñida con la vida en sí misma ni con la ideología, sobre todo, si ésta última tiene carácter colectivo y naturaleza de clase popular o de unidad obrera o proletaria. No deberían ser excluyentes, necesariamente, fundamentalmente desde la óptica individual, como enseñanzas a extraer de los propios acontecimientos vitales.

NOCIONES BASICAS PARA COMPRENDER A kRISNAMURTI COMO LO QUE ES: UN PSICOLOGO-ESPIRITUALISTA, INDIVISIBLEMENTE

Esta incursión será la excepción reglada y oficialista por antonomasia en esta entrada, junto a la enumeración de otros terapeutas consagrados en diferentes escuelas psicoterapéuticas. Poner el peso específico en Krisnamurti se debe a una cuestión sentimental por mi parte, pero también representa una fundamentación objetiva, debido esencialmente a la excelente consideración de la que es excelso protagonista, avalada fielmente por millones de personas que se han beneficiado de sus tesis acerca de la mente, de las emociones y de los sentimientos, del pensamiento, de la conducta sistémica, de la naturaleza y el medio que nos rodea, esto es, del entorno y la psicología ambiental y anímica, en unas condiciones dadas que siempre resultan estar bastante fielmente caracterizadas desde su figura de pensador para cada una de sus contextualizaciones, muy particulares, aun cuando en determinados puntos podamos diferir un tanto; esto ha beneficiado tanto a la población de occidente como a su India autóctona, así como al resto del planeta. Refutando ciertos climas de opinión ni es un gurú ni un elegido que te llena la cabeza de pajaritos. Su modus operandi funcional es incuestionablemente eficaz, anacrónico, atemporal, así como difusor primigenio de un patrón unívoco generalista. De sus enseñanzas rigurosas y del movimiento que se extendió desde sus orígenes como defensor del pensamiento positivista teosófico aunque iniciáticamente más fundamentalisma que humanista per se, refutado por él mismo, hasta lo que significa hoy, se han beneficiado muchísimas personas. Su escala de valores atañe, de igual modo, a la mente y al comportamiento, por ende; Y no tan solo se trata de evaluar los problemas y las inquietudes humanas en función de escalas medibles inferidas en baremos metodológicos.

Porque una de sus premisas existencialistas ha sido siempre negar el dogmatismo y el empirismo en los conceptos, de modo que ha sido capaz de ligar su vasta y dilatada fuente de pensamiento con, por ejemplo, la psicología emocional o humanista sin incurrir en el intrusismo. No creo que sus conclusiones sean ortodoxas e impositivas, ni sectarias, sino libres y movibles, siempre partiendo de la lógica de la sensatez, y mucho menos elitistas, no suponen sus ideas una baremación meramente subjetiva o romántica ni se encuentran en disposición de ser calibradas de manera oportunista, sino que se gestan en estado puro, a partir de la lógica y la justicia natural, de modo que esta misma percepción que extraes cuando lees alguno de sus libros orientativos la tenemos todos o la sentimos de igual forma, bien sea por parte del conjunto de la humanidad o, por extensión, por sus colegas correligionarios coetáneos que acogen parte de sus criterios. Considero que para nada ambos ámbitos del conocimiento de la percepción y de las ideas difieren demasiado, el científico experimental, y por otro lado, el popular y consuetudinario, así como bajo ningún concepto sus disquisiciones solidarias desprestigian a los modelos y patrones clínicos. Ambos dos soportes sinérgicos, no se molestan, pudiendo aunar sus capacidades para establecer una psicología funcional o general, determinando y sobredeterminándose sus diversos elementos terapéuticos. Su dispensación investigadora y de análisis de la realidad concreta se corresponde con un objeto de estudio válido, bastante sencillo y general, de igual modo; también epistemológico porque Krisnamurti toca cuestiones muy profundas del alma humana asociadas al funcionamiento del cerebro aunque mencione la palabra mente, preferentemente, la cual, desde su punto de vista, abarca muchos más campos sensibles del conocimiento. Sus postulados tienen muchos nexos en común con diferentes disciplinas o escuelas cognitivas, además de las citadas anteriormente. Me reafirmo en la certeza de que sus tesis, si bien, en su aspecto formal, pueden parecernos más poéticas o figurativas, conceptualmente no incurren en ninguna argucia empírica ligada al afán lucrativo o al objetivo de vender libros con el objetivo corporativista de construir todo un entramado economicista, muy al contrario, resulta bastante respetuoso en cuanto a buscar la verdad en los hechos y nadar en paralelo a la consecución de la verdad objetiva, ya que, de manera muy humilde nos infiere teosóficamente una amalgama de conclusiones a modo de verdades universales, certezas lógico empíricas sin margen de error posible porque están canalizadas, no solo en la teoría para poder ser fundamentadas intelectualmente, sino también en la praxis. Estas certezas encierran como condición sine quanon una casúística, formalizada por un pensamiento espiritualista casi científico, excepto durante, y sobre todo, la expansión de una doctrina categórica y hermética que puso en práctica en sus primeros años de pertenencia a su escolástica particular, a la cual, debía su permanencia como cuadro o líder pero a la que después renunció cortando lazos con esa organización religiosa. El tanque de pensamiento de la filosofía de Krisnamurti nos imbuye de proyectados parámetros gnoseológicos, esto es, de conocimiento general, aunque también epistemológicos, al tiempo que realistas. Ambos criterios, el filosófico-orientalista y el materialismo científico o experimental-empirico no deben considerarse antagonicos ni en modo alguno excluyentes entre sí. Es más, varios aspectos sistémicos y de modo de vida, considerados inclusivos dentro de un similar cuerpo teórico espíritu-ciencia en ex-equo, son retroalimentados entre ellos, gracias a esa simbiosis homóloga de la psicología funcional con las creencias deistas y sofistas del pensador. Esto denota que se trata de una espiritualidad abierta, exenta de dogmatismos esclavizantes o metodológicos que se redirigirían como condición taxativa en pos de su divulgación inoperante, si Krisnamurti faltara a la tan peculiar y colaborativa coherencia y consistencia orgánica. Dicha espiritualidad genérica, sencilla, que aboga por la bondad y la empatía, conforma una analogía con la psicología humanista, por ejemplo, apelando a la voluntad filantrópica ligada a la conducta existencial y que puede entroncar en determinados puntos nodulares con el materialismo científico de Freud si señalamos el punto de vista adecuado adaptado a su sinergia ideológica. Su legado en vida lo compaginaré con la enumeración de otros autores, también consagrados dentro de su escuela, tendencia o disciplina categórico-academicista y que versa sobre postulados experimental-empíricos. Ambos estratos, en apariencia y solo en apariencia equidistantes, configuran de facto paralelismos y simbologías, fuera de cualquier falso credo; son, por tanto, diametralmente compatibles y aunables, aunque hablen en lenguaje distinto y sus códigos de comunicación difieran en aspectos básicamente formales en relación al objeto de estudio formal abstracto, no así al objeto u objetos real concretos, pues estos sí son coincidentes.

Por ejemplo, Freud nos habla de ciencia materialista cuando define el consciente el preconsciente y el inconsciente, o de igual modo, cuando expresa qué carácter o naturaleza contienen el yo, el ello y el super yo desde el punto de vista de la conciencia o de los puros instintos, o de la moral enjuiciante. Krisnamurtu, asimismo, se referirá a dichos temas valiéndose de analogías internas para referirse a la bondad intrínseca, o al amor consciente o al egoísmo irracional, pero sin obviar la dialéctica metafísica, o la reconocida homogéneamente por la comunidad científica como dualidad de contrarios ligados a un ente superior que actúa sobre nosotros, sea dios, o como lo pueda ser nuestra conciencia, una vez liberada por un proceso curativo de desadaptaciones neuróticas o patológicas. No pasa nada. Nuestro pensador hará hincapié en el apego como causa o el egoísmo destructivo dentro del actual sistema de producción aunque él lo llame de otro modo.

Luego volveremos a Jiddu Krishnamurti.

LISTA DE LIBROS IMPRESCINDIBLES QUE ME HAN MARCADO A LO LARGO DE MI VIDA

-Tus zonas erróneas – Wayne Dyer

La inteligencia emocional – Daniel Goleman

-El libro de los Mapas Mentales – Toni Buzán

-Amores imperfectos – Sonia Urbano

-Técnicas de autocontrol emocional – Davis-Mckay – Eshelman, Ed. Martínez Roca

-La Anorexia – Dr. González Morandé

-Técnicas de Terapia de conducta – Aurora Gavino. Ed. Martínez Roca

-El alma está en el cerebro – Eduardo Punset

-Ser feliz – Craig B. Mardus

-La depresión – A. Polaino – Lorente

-Técnicas cognitivas para el tratamiento del estrés – Matthew McKay, Martha Davis, Patrick Fanning. Ed. Martínez Roca

-Libros de Enrique Rojas: -¿Quién eres? – Los lenguajes del deseo – El amor inteligente

-Bernavé Tierno – El psicólogo en casa

-La codependencia – Pia Mellody – Andrea Wells Miller y J.Keith Miller. Ed. Paidós

-Cuestiones fundamentales de antropología cultural – Franz Boas

-Los arquetipos y el inconsciente colectivo – Karl Jung

CONSIDERO POR MUCHAS RAZONES, QUE SIGMUND FREUD Y SU BIBLIOGRAFÍA MERECEN CAPITULOS APARTE. HAY UNA SECCION PARA EL.

VOLVIENDO A KRISHNAMURTI

SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE: “Hay tres cosas que debemos entender a fondo si queremos captar el movimiento total de la vida: son el tiempo, el dolor y la muerte . Comprender esto requiere la claridad del amor. El amor no es una teoría ni es un ideal. El amor no puede enseñarse. Pero uno puede entrar en el amor de manera espontánea cuando comprende de verdad el significado del tiempo, la profundidad del dolor, la pureza que llega con la muerte”.

OTROS LIBROS QUE TENGO DE KRISHNAMURTI:

SOBRE EL MIEDO: Es una recopilación y selección de máximas y reflexiones profundas hechas desde la observación acerca del miedo y cómo consecuentemente este sentimiento básico y ancestral nos semete a una codependencia bilateral que afecta a nuestros proyectos de vida en muchos de sus ámbitos. El autor se hace preguntas diversas como ÉSTAS: ¿cómo puede amar una mente que tiene miedo? ¿Qué puede saber de la felicidad una mente que tiene apego? La insensibilidad tiene mucho que ver con el miedo, igualmente es un sentimiento más complejo y sofisticado que se nutre de nuestro sistema básico sensitivo.

SOBRE EL AMOR Y LA SOLEDAD: cito textualmente de la contraportada de este libro:

En 1950 krishnamurti dijo:

“Solo cuando la mente no huye es posible estar en comunión directa con eso que llamamos soledad y para que dicha comunión exista, debe haber afecto, debe haber amor”

sobre su legado:
J. Krishnamurti (1950-1986), uno de los personajes mas influyentes del siglo xx, ha sido un maestro espiritual cuyas charlas y escritos han inspirado a miles de personas. entre sus obras de la serie tematifa de kairos ha publicado (…)

Yo, de mí misma, señalo: muchos de esos libros los estoy enumerando en este apartado del post. seguimos…

SOBRE EL APRENDIZAJE Y LA SABIDURIA: Como sabéis, el conocimiento se acumula en el tiempo y además está históricamente determinado en un tiempo y lugar. Aquí el autor nos introduce la naturaleza del aprendizaje como concepto clave para que confluya sanamente en el conocimiento acumulado y qué relación establecen ambos elementos en la percepción humana,

EL CONOCIMIENTO DE UNO MISMO: Es una recopilación de las enseñanzas recogidas en 14 conferencias en las que fue ponente siempre desde la sensatez y la lucidez, hombre cabal que era y fue siempre en sus fuertes convicciones. Para el emprendimiento de proyectos, para el trabajo, etc, esgrimía que hace falta una mente no pervertida por insignificancias o distorsiones de la realidad. El siempre tuvo muy en cuenta la realidad consciente y concreta. Decía: “Antes que nada se necesita una mente serena, una mente no perturbada para comprender cualquier cosa”.

“Antes de que busquéis, antes de que vayáis de instructor en instructor, de organización en organización, de creencia en creencia, será sin duda importante que averigüéis quién es la persona que busca y qué es lo que busca.

Y yo misma os expongo al respecto:
se refiere a que niega el dogmatismo y el adoctrinamiento incluso dentro de la propia ideología política. sería si lo extrapolamos una crítica frontal al oportunismo de derechas, asociandolo tamibien a tu propia organización o a la de cualquiera a la hora de defender la verdad ligada a la teoria y a la practica, criticando el beneficio exclusivo y egocéntrico, al todo vale, a la manipulación y al sectarismo como vehículo captador.
Me remito a mi propia experiencia, porque esto lo defiende, la observación y saber por qué defiendes unas convicciones y no otras desde la justeza. quien lo dice, cuando lo dice y para qué lo dice es importante dilucidarlo, buscar la verdad en los hechos y hacer un analisis concreto de la realidad concreta. solo así sabes si estás en lo cierto y que valores ideológicos defiendes y por qué. si son leyes objetivas, viene a decir con sus propias palabras de humanidad, pero es lo mismo que defender la verdad universal. Por ejemplo esta existe en la ciencia y más concretamente en elmaterialismo economico de marx. ¿veis como no es antagonico? lo he puesto de ejemplo para radicalizar el propio ejemplo pragmático y se entienda bien. Es decir, que el no demonizaría al marxismo si realmente es justo y busca la verdad, porque se trata de leyes que existen con independencia de ua percepción subjetiva. cuando habla de una mente no perturbada se refiere a eso, a que no se la distraiga con falsedades.

Hay dos libros que me gustaría reseñar desde un vídeo de mi canal de Youtube y al mismo tiempo, os hablo de un tema candente en la actualidad. Os hago un resumen-entradilla previo:

La primera parte confronta la crisis de reputación online, sobre todo, en grandes empresas y marcas frente a una mala gestión o incumplimiento de planes y expectativas en el blogging o déficits y carencias respecto de la implementación del marketing de contenidos como estrategias o proyectos programados previamente y donde el usuario, potencial lector o seguidor se siente no considerado. La segunda parte habla de Palazzoli y la psicología sistémica reflejada como terapia en el uso de las paradojas a tenor de su libro Paradoja y contraparadoja. Un nuevo modelo en la terapia de las familias de transacción esquizofrénica. Al mismo tiempo describo el acoso moral en términos generales refiriéndome al libro de Marie-France Hirigoyen que lo ejemplifica, del mismo título.

En mi blog Nuevo Viaje a ítaca lo tenéis también: este es el enlace

Eso es todo. Espero que os haya servido de utilidad. Si os gustan mis contenidos, o este post lo consideras relevante, puedes suscribirte para recibir el siguiente:

Únete a 13 seguidores más

Por Marisa Doménech Castillo

Soy activista política comunista, blogger, youtuber, podcaster y escritora. Me gustan la psicología y los libros de autoayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s